¿Quiénes somos?

Somos una Congregación Religiosa, fundada en el año 1949, para ser continuadoras de una Obra nacida en el año 1943 durante la segunda guerra mundial. Nuestra Familia está compuesta por trescientas cincuenta mujeres de fe en el mundo, Compartimos con los Misioneros de la Divina Redención, el origen, la finalidad, el carisma espiritual, habiendo nacido bajo la inspiración del Espíritu Santo  del mismo Fundador.

Nuestro espíritu está centrado en el Misterio redentor de Cristo, que mediante nuestro carisma buscamos encarnarlo en el Ser para que se sienta redimido.  Profesamos un amor particular a la Virgen María con la advocación de Nuestra Señora Consoladora del Carpinello, al Papa vicario de Cristo en la tierra. Les debemos obediencia a los Obispos de los diferentes espacios geográficos donde desarrollamos la labor apostólica, nos insertamos en la dinámica pastoral de la iglesia donde nos encontramos.

Nuestro lema, con María, Por María y en María, expresa el profundo sentido mariano de la Congregación, porque según el legado fundacional, a Jesús vamos por María y si algo deseamos de Él, se lo pedimos a Ella que es la mamá. El lema es el indicador para saber cuántos llegan a Jesús por medio de María, pero sobre todo cuántos han llegado a Amarlo como Él se lo merece. Se trata de llegar a hacer que su Reinado triunfe en la tierra, en cada corazón, en las Familias y sobre todo en el ser de los niños, niñas y jóvenes.

Nuestro fin es dar gloria a Dios y hacer el bien a las almas para santificación propia y de todos los hermanos.

Presiona en el año correspondiente para desplegar los acontecimientos.


8 de agosto de 1914

El padre Arturo nace en Visciano (NA), es el quinto de seis hijos de Luigi y Chiara Fusco. Una particular sensibilidad religiosa caracteriza su infancia.


1921

Comienza la escuela primaria en Visciano. Poco a poco muestra una devoción particular a la Santa Eucaristía y a la Virgen Consoladora del Carpinello.


1922

El pequeño Arturo de apenas ocho años, confía a su madre que quiere ser sacerdote misionero. Ella, sin embargo, tiene un claro rechazo hacia esta decisión.

1926

Después de una insistencia perseverante y duradera, puede convencer a su madre de que le permita entrar en el Seminario de Nola, como huésped.

1932

Impulsado por el deseo de anunciar a todo el pueblo el misterio de la Salvación, abandona el Seminario de Nola y entra en el PIME (Pontificio Instituto Misionero Extranjero).

1937

Deja el PIME por razones de salud y es inmediatamente recibido por el Obispo Melchiori, a quien conoció en el Seminario de Nola, en la diócesis de Tortona, donde termina sus estudios teológicos. Durante este tiempo conoció a San Luigi Orione y tuvo como confesor a San Giorgio Calabria. De Él se inspiró en la fundación de su obra.

12 de marzo de 1938

Fue ordenado sacerdote en el Seminario episcopal de Stazzano (AL), por su Excelencia el Obispo Egisto Melchiori. Celebra la primera misa en la Catedral de Tortona rodeada por 300 muchachos del Oratorio «San Luigi Gonzaga», fundado por Don Orione y dirigido por Don Arturo.

Agosto de 1943

Después de confesar a su obispo que quiere fundar una obra para los pobres y abandonados del sur de Italia, obtiene el permiso para ir a su lugar de nacimiento durante unos meses. Sin embargo, los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial le impiden regresar a Tortona.

1943

La víspera de Navidad, en su casa paterna, los jóvenes del A.C. lo esperaban para brindarle los augurios de navidad. El se presentó con un Niño de Casamarciano (llamado: Vincenzo Nappi) diciendo: «Aquí tienen el primer pajarito que alegrará con su canto mi casa». Tuvo así comienzo de la Pequeña Obra de la Redención.

1944

Los niños acogidos, cada vez más numerosos, tienen necesidad de otros espacios, el padre Arturo piensa usar la ex-casa del Fascio y la obtiene en comodato de uso, más tarde la adquiere para sí; allí surge el primer orfanato de la Obra.

Abril de 1945

El joven sacerdote Arturo conoce a la Sra. Anna Vitiello en la parroquia de San Francisco de Paola en Torre Annunziata, Ella, después de la muerte de su marido decidió consagrar su vida al servicio de los niños más pobres.

1946

Después de haber realizado los ejercicios espirituales, el padre Arturo pensó en establecer un segundo orfanato, que surgió en la iglesia de «San Francesco di Paola» enTorre Annunziata, dirigida por el párroco de la ciudad, asistida por la señora Anna, su marido y otras personas de la parroquia muy especiales de la parroquia.

1947

El Padre Arturo tiene una idea genial, Publicar la primera edición de la revista «Redención» para difundir la noticia de la obra entre amigos y benefactores. Esta revista, que sigue publicándose hoy, se transforma en el documento histórico más importante de la Obra.

11 de Febrero de 1948

El entonces Obispo de Nola, Monseñor Michele Camerlengo, dona al Padre Arturo El orfanato «San Paolino» en Nola, en este orfanato el Padre junto con la Sra. Anna Vitiello fundó una Congregación Religiosa para el cuidado de los niños necesitados.l hoy son las Hermanas Pequeñas
Apóstoles de la Redención.

11 de marzo de 1948

Para la construcción de la primer Hogar del Niño sobre el terreno donado por el obispo de Nola Mons. Camerlengo en Visciano, El Padre Arturo organiza una «peregrinación de piedras». Miles de personas caminaron desde Schiava con las piedras necesarias para la construcción.

1952

El padre Arturo tiene otra inspiración. Su celo apostólico, para proclamar a todo el pueblo el misterio de la redención divina, lo inspira a fundar, en el Instituto “Anselmi” de Marigliano, la Editorial “LER” Editrice Redenzione» para la difusión de la Buena prensa.

1954

El Padre Arturo, con motivo de la primera década de la obra, da lugar al primer seminario «Vocacional» para la formación de los jóvenes que querían ser sacerdotes y consagrar su vida para la educación de los niños. Así nace la Congregación religiosa de los Misioneros de la Redención Divina.

1970

El padre Arturo, junto con el obispo Monseñor Sperandeo, acompañó al P. Nicola Ariano a Colombia para iniciar la aventura misionera más allá del océano. Después de unos cuantos años de asentamiento en Bogotá, en 1973, el “Hogar del Niño” fue inaugurado en Medellín para dar cabida a niños «gamines» que vagaban por las calles de la ciudad.

1971

Las Pequeñas Apóstoles también llegan a Colombia. Pronto las casas de las dos Congregaciones se están multiplicando en este país. (Medellín, Bogotá, Buenaventura, Cúcuta, Neiva)

Por la dedicada devoción del Padre Arturo a la Virgen Consoladora del Carpinello, venerada en Visciano, se inauguró un nuevo Santuario, con un campanario esbelto. Es elevada por Su Santidad Juan Pablo II a la Basílica Pontificia

1976

El padre Arturo inaugura una de las primeras emisoras católicas de la zona: «Radio Carpine Visciano», que transmite desde el Santuario de Nuestra Señora Consoladora del Carpinello las voces de la Pequeña Obra de la Redención»

7 de Julio de 1978

La Congregación Religiosa de las Pequeñas Apóstoles de la Redención, recibe el reconocimiento del Derecho Pontificio por parte de Su Santidad Pablo VI.

1989

El padre Arturo parte para la India acompañado por la Madre Anna y el primer grupo de pequeños apóstoles para la fundación de una nueva obra. Pronto las casas de acogida en esta tierra de misión se están multiplicando.

19 de marzo de 1992

La Congregación Religiosa de los Misioneros de la Divina Redención, reciben un reconocimiento del derecho Pontificio de su Santidad Juan Pablo II.

2000

Mientras se celebraba la Virgen Consoladora en Visciano, Madre Anna Vitiello co-fundadora de las Pequeñas Apóstoles de la Redención, llega a la casa del Padre

12 de marzo de 2006

Padre Arturo D´Onofrio celebra en el Santuario de María Consoladora en Visciano los 68 años de consagración sacerdotal rodeado de sus misioneros, hermanas y numerosos amigos y benefactores de la obra.

3 de noviembre de 2006

El padre Arturo, después de una larga enfermedad, recién cumplidos los 92 años de edad, muere en Visciano en la Casa General de los Misioneros de la Divina Redención.